Misticismo alrededor del ajedrez ( parte 1)


                                Chess, Board Game, Fireside, Strategy, Play

I

Ahora que el juego se popularizó gracias a la serie de Netflix Gambito de dama, quisiera dar un breve recorrido por la historia del ajedrez y por su simbolismo.

La leyenda más conocida sobre su origen proviene de la historia del rey Sheram y el sabio Sissa. Tras la muerte de su primogénito el rey enfermó de melancolía. El sabio Sissa se presentó ante él con el juego del ajedrez, prometiéndole que el juego curaría su corazón. Infinitivamente agradecido luego de jugar cientos de veces y superar su duelo, el rey le ofreció a Sissa lo que quisiera como recompensa.  

La página matemáticascercanas.com nos cuenta su respuesta de la siguiente manera:

    —Soberano —dijo Sissa—, manda que me entreguen un grano de trigo por la primera casilla del tablero del ajedrez.
    – ¿Un simple grano de trigo? —contestó admirado el rey.
    – Sí, soberano. Por la segunda casilla, ordena que me den dos granos; por la tercera, 4; por la cuarta, 8; por la quinta, 16; por la sexta, 32…

Como ejemplo de función exponencial, el resultado final tras sumar el trigo total en el tablero es de 18.446.744.073.709.551.615 granos, lo que matemáticas cercanas traduce (a juicio de 25 mil granos por kilo) como 737.869.762.948 toneladas; aun hoy con una producción moderna de trigo, con nuestra tecnología y la superproducción obtenida del trigo transgénico serían necesarios más de mil años para pagarle a Sissa lo que pidió.

O como el matemático de la corte responde al rey Sheram:

    Soberano, no depende de tu voluntad el cumplir semejante deseo. En todos tus graneros no existe la cantidad de trigo que exige Sissa. Tampoco existe en los graneros de todo el reino. Hasta los graneros del mundo entero son insuficientes. Si deseas entregar sin falta la recompensa prometida, ordena que todos los reinos de la Tierra se conviertan en labrantíos, manda desecar los mares y océanos, ordena fundir el hielo y la nieve que cubren los lejanos desiertos del Norte. Que todo el espacio sea totalmente sembrado de trigo, y ordena que toda la cosecha obtenida en estos campos sea entregada a Sissa. Sólo entonces recibirá su recompensa.

El problema del trigo y el tablero de ajedrez parece insinuarnos otra cifra desmesurada; la de las jugadas posibles en el tablero. Los cálculos modernos indican que el número de posiciones posibles tan solo después de diez movimientos es de ciento sesenta y ocho cuatrillones y medio. El matemático y ajedrecista Max Euwe hizo este cálculo afirmando que si doce mil ajedrecistas buscaran las mejores jugadas en todas las posiciones imaginables y en cada una de ellas invirtieran diez centésimas de segundo, tardarían más de un trillón de siglos para terminar su tarea.